18 de Abril de 2021
Máx. Min.
Actualidad 18 de Enero de 2021

Las grandes marcas de la moda se unen para avanzar en el reciclaje celulósico

El objetivo es investigar soluciones viables para el reciclaje químico celulósico, para permitir un sistema de circuito que convierta la indumentaria descartada fabricada con algodón o material que contenga algodón, para producir nuevas fibras artificiales.

Actualidad 18 de Enero de 2021

Las grandes marcas de la moda se unen para avanzar en el reciclaje celulósico

El objetivo es investigar soluciones viables para el reciclaje químico celulósico, para permitir un sistema de circuito que convierta la indumentaria descartada fabricada con algodón o material que contenga algodón, para producir nuevas fibras artificiales.

Montevideo – BioEconomía – TodoElCampo – El mundo de la moda está atrapado en un patrón de ‘tomar-hacer-tirar’ que causa impactos ambientales devastadores y enormes sumas de dinero invertidos en prendas que apenas usamos. En promedio, compramos un 60% más de ropa que hace 15 años, pero mantenemos cada artículo solo la mitad del tiempo. Además, se estima que casi el 60% de toda la ropa producida termina siendo quemada o en arrojada en algún basural antes de cumplirse un año desde su fabricación.

Fashion For Good, una iniciativa respaldada por Laudes Foundation que cuenta con el apoyo de empresas como Adidas, C&A, Chanel, Bestseller, Las Galerías Lafayette y Stella McCartney, entre otras, asegura que esto no tiene por qué ser así y se ha propuesto transformar a la industria de la moda hacía un enfoque circular de Buena Moda que sea restaurador y regenerador desde su diseño.

Y bajo esta premisa, Fashion for Good acaba de lanza el Full Circle Textiles Project: Scaling Innovations in Cellulosic Recycling, (cuya traducción se lee Proyecto Circular de Textiles: Escalando las Innovaciones en el Reciclaje Celulósico), un proyecto único en su tipo cuyo objetivo general es investigar soluciones económicamente viables y escalables para el reciclaje químico celulósico, para permitir un sistema de circuito cerrado que convierta la indumentaria descartada fabricada con algodón 100% o algún material que contenga un porcentaje de algodón, para producir nuevas fibras celulósicas artificiales.

Enfocándose en las fibras celulósicas, este proyecto tiene como objetivo validar y eventualmente escalar tecnologías prometedoras en el reciclaje químico. Las fibras celulósicas sintéticas (MMCF) como la tela viscosa/Rayon, Lyocell, Modal y Cupro, se derivan más comúnmente de la madera y tienen la tercera participación más grande en la producción mundial de fibras después del poliéster y el algodón. Las fibras celulósicas sintéticas son cada vez más importantes; la producción de MMFC se ha duplicado en los últimos 30 años y se prevé un crecimiento continuo en los próximos años.

Durante un período de 18 meses, los socios del proyecto colaborarán con las empresas innovadoras Evrnu, InfinitedFiber Company, Phoenxt, Renewcell y Tyton BioSciences para validar el potencial de sus tecnologías en este mercado todavía incipiente. El contenido reciclado producido por cuatro de estos innovadores se utilizará en las plantas piloto de vanguardia de Birla Cellulose para producir fibras celulósicas de alta calidad.

A partir de ahí, las fibras se moverán a través de las cadenas de suministro de los socios del proyecto para convertirse en prendas de vestir. Dado que Infinited Fiber Company produce fibra lista para la industria, su producto será entregado directamente a los socios del proyecto para la producción de prendas de vestir.

El proyecto proporcionará una evaluación del impacto ambiental de los procesos, las tecnologías, la producción reciclada y las prendas posteriormente fabricadas. Estos resultados, junto con los aprendizajes, deberían determinar la mejor manera de apoyar y escalar estas soluciones prometedoras.

“La necesidad del momento es cocrear soluciones sostenibles para la industria de la moda que se puedan escalar rápida y económicamente”, dijo Dilip Gaur, director comercial de Birla Cellulose.

Para Fashion for Good, el cambio sistémico hacia la circularidad reducirá el impacto medioambiental de los residuos textiles y eliminará potencialmente la dependencia del sector de los materiales vírgenes. Además, la producción de fibras celulósicas artificiales mediante el reciclaje químico puede ayudar a preservar los bosques antiguos y en peligro de extinción. “Por tanto, se necesitan con urgencia soluciones escalables en tecnologías de reciclaje textil de alta calidad”, destacaron en un comunicado.

“Las soluciones de próxima generación son el camino para alcanzar los objetivos climáticos y de biodiversidad que los científicos están pidiendo para 2030. Hemos visto un impulso prometedor en los últimos años, ya que hemos trabajado con marcas, productores e innovadores para generar una fuerte demanda de mercado y hemos identificado una gran canalización de tecnologías que cambian el juego. Ahora necesitamos inversiones y una amplia adopción de la industria para hacer de estas soluciones de próxima generación una realidad disponible comercialmente”, dijo Nicole Rycroft, fundadora y directora ejecutiva de Canopy.

Si bien el reciclaje mecánico es técnicamente factible, existen importantes inconvenientes. Se requiere materia prima de alta pureza, como el algodón, para obtener una producción de calidad suficiente y las fibras recuperadas tienen una resistencia inferior en comparación con el equivalente virgen. Por su parte, el reciclaje químico es capaz de abordar estas deficiencias. Sin embargo, la tecnología tiene una serie de barreras que superar, incluida la falta de financiación, saltar a mayor escala y un compromiso de compra limitado por parte de las marcas.

El consorcio único de marcas, productores de fibra, fabricantes e innovadores es una convocatoria intencional de partes interesadas esenciales en línea con los aprendizajes clave identificados en el informe recientemente publicado por Fashion for Good y Boston Consulting Group Financiando la transformación en la industria de la moda. Para llevar soluciones disruptivas a escala, la industria necesita consorcios personalizados de marcas, socios de la cadena de suministro, innovadores e inversores con un enfoque tecnológico compartido para concentrar recursos y reducir el riesgo de inversiones.

La formación de este consorcio específico amplía las estructuras de proyectos piloto anteriores y es el primer intento de una colaboración de múltiples partes interesadas en la industria de la moda, para crear un ecosistema optimizado que impulse un proceso de innovación estructurado y, en última instancia, la adopción en toda la industria.

“Financiamiento de la transformación en la industria de la moda” detalla las acciones adicionales necesarias para escalar soluciones sostenibles, incluido un esfuerzo concertado en toda la industria para proporcionar incentivos, medios financieros y enfoque para acelerar la transformación hacia prácticas sostenibles y circulares.

Por lo tanto, a través de este proyecto y su consorcio, Fashion for Good espera inspirar a otras partes interesadas a seguir su ejemplo y apoyar a los innovadores del reciclaje químico para que prueben y, en última instancia, aseguren sus ventas, catalizando la transformación hacia una economía verdaderamente circular.

Foto de Tintero.

Compartir en: